Saltar al contenido

Mes: junio 2005

EL PASTEL DE CHOCOLATE

Si vas batiendo las claras
mientras yo mezclo la harina
con el cacao y el azúcar
y también levadurina,
en menos que canta un gallo
verás una maravilla
de pastel de chocolate
para tomar con vainilla,
canela, zumo de uva
y de charla en la cocina…

–No le faltará de nada,
¿a que no, tía Judyta*?

–No le faltará de nada
porque lleva tu sonrisa.

[Torvikbukt, Noruega; 8 de abril 2004.]
* También funciona con Sofía, Cristina, etc.

3 comentarios

Pauca verba

No la he perdido (sé bien dónde está :wink:).
No la he regalado (me di cuenta de que no era ni mucho menos el mejor regalo que podía hacer :???:).
La he invertido… Para que redunde en transacciones futuras :mrgreen:.

[Mis más expresivas gracias a la parte contratante de la segunda parte :cool:]

5 comentarios

¿DÓNDE ESTÁ EL LÍMITE DE LA EMPANADA?

¿Dónde está el límite entre el amor concupiscente y el intelectual?
¿Dónde el de el de la infatuación y el del enamoramiento?
¿Dónde el de la pasiva refleja y el de la voz media?
Quizás con una distribución distinta, pero mi empanada mental tiene tanta cebolla como la de cualquiera.

[Inspirada por mi Trabajo de Investigación Tutelado del curso 2003-2004 y por mi empanada, claro]

3 comentarios
A %d blogueros les gusta esto: