Saltar al contenido

Un comentario

  1. Lo malo no es tener dinero o no tenerlo; sino no estar acostumbrado a ello y no saber adaptarse.

    De ahí las anemias o las indigestiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: