Saltar al contenido

Uno, dos, probando, probando

Uno dos, probando, probando ;P

Qué horror; es la quincuagésima vez que intento configurar algo parecido a un weblog.
Debería dejar de pensar en escribir un diario de absurdeces y tener en mente un weblog como el de todo el mundo para hacer un periódico de mi vida; seguro que así conseguiría al menos que las entradas se publicasen en un modo legible.
Lo que sí debería hacer es aprender lenguajes de programación como es debido; con la intuición se va muy lento y yo no tengo tanto tiempo…
Jo, cómo me enrollo. A ver qué rayos sale hoy de aquí…

Publicado enMetafísica de la bitácora

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: