Saltar al contenido

LE PETIT PRINCE

[A taro y a rasselas… Y también a los demás, por ayudarme a “domesticarlos” ;)]

-Qu’est-ce que signifie “apprivoiser”?
-Tu n’es pas d’ici, dit le renard, que cherches-tu?
-Je cherche les hommes, dit le petit prince. Qu’est-ce que signifie “apprivoiser”?
-Les hommes, dit le renard, ils ont des fusils et ils chassent. C’est bien gênant! Ils élèvent aussi des poules. C’est leur seul intérêt. Tu cherches des poules?
-Non, dit le petit prince. Je cherche des amis. Qu’est-ce que signifie “apprivoiser”?
-C’est une chose trop oubliée, dit le renard. Ça signifie “Créer des liens…”
-Créer des liens?
-Bien sűr, dit le renard. Tu n’es encore pour moi qu’un petit garçon tout semblable à cent mille petits garçons. Et je n’ai pas besoin de toi. Et tu n’a pas besoin de moi non plus. Je ne suis pour toi qu’un renard semblable à cent mille renards. Mais, si tu m’apprivoises, nous aurons besoin l’un de l’autre. Tu seras pour moi unique au monde. Je serai pour toi unique au monde…
-Je commence à comprendre, dit le petit prince. Il y a une fleur… je crois qu’elle m’a apprivoisé…
-C’est possible, dit le renard. On voit sur la Terre toutes sortes de choses…
-Oh! ce n’est pas sur la Terre, dit le petit prince. Le renard parut très intrigué :
-Sur une autre planète ?
-Oui.
-Il y a des chasseurs sur cette planète-là ?
-Non.
-Ca, c’est intéressant! Et des poules ?
-Non.
-Rien n’est parfait, soupira le renard.

(…)

-S’il te plaît… apprivoise-moi! dit-il.
-Je veux bien, répondit le petit prince, mais je n’ai pas beaucoup de temps. J’ai des amis à découvrir et beaucoup de choses à connaître.
-On ne connaît que les choses que l’on apprivoise, dit le renard. Les hommes n’ont plus le temps de rien connaître. Il achètent des choses toutes faites chez les marchands. Mais comme il n’existe point de marchands d’amis, les hommes n’ont plus d’amis. Si tu veux un ami, apprivoise-moi!
-Que faut-il faire? dit le petit prince.
-Il faut être très patient, répondit le renard. Tu t’assoiras d’abord un peu loin de moi, comme ça, dans l’herbe. Je te regarderai du coin de l’oeil et tu ne diras rien. Le langage est source de malentendus. Mais, chaque jour, tu pourras t’asseoir un peu plus près…

Le lendemain revint le petit prince.

Antoine de Saint-Exupéry, Le petit prince, cap. XXI, 1945

Para verlo en castellano pulsa aquí:

-¿Qué significa “domesticar”?
-Tú no eres de aquí -dijo el zorro- ¿qué buscas?
-Busco a los hombres -le respondió el principito-. ¿Qué significa “domesticar”?
-Los hombres -dijo el zorro- tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
-No -dijo el principito-. Busco amigos. ¿Qué significa “domesticar”?
-Es una cosa muy olvidada -dijo el zorro-, significa “crear vínculos… ”
-¿Crear vínculos?
-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un niño igual a otros cien mil niños y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…
-Comienzo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor… creo que ella me ha domesticado…
-Es posible -concedió el zorro-, en la Tierra se ven todo tipo de cosas.
-¡Oh, no es en la Tierra! -exclamó el principito.
El zorro pareció intrigado:
-¿En otro planeta?
-Sí.
-¿Hay cazadores en ese planeta?
-No.
-¡Qué interesante! ¿Y gallinas?
-No.
-Nada es perfecto -suspiró el zorro.

(…)

-Por favor… domestícame -le dijo.
-Bien quisiera -le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
-Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no fienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, Ios hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!
-¿Qué debo hacer? -preguntó el príncipito.
-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio ún poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca…

El principito volvió al día siguiente.

Antoine de Saint-Exupéry, El principito, cap. XXI, 1945

Tiempo ha...

Publicado enEl Museo

14 comentarios

  1. En mi pueblo solemos decir que alguien se pasa de rosca cuando se emociona al máximo. Bueno, esta vez me he pasado de rosca, has tocado la fibra sensible… esa parte del Principito me encanta… ¡Ay! Me gustaría sentirme domesticado.
    Gracias por este regalo de reyes Calítoe.
    :-*

  2. Te voy a enviar un archivo en power point que le envié a una buena amiga. Es el momento.

  3. En árabe las vocales (solo tres a, i, u) pueden ser prolongadas o reduplicadas, o sea, recibir una duración doble de la normal. Fenómeno ajeno al castellano (hay varias excepciones, a buscar). Hoy prolongaste y duplicaste el doble de lo normal el sentido y sentimiento de tu post. El mejor museo. ¿Quién va a decir que no? Las gracias son de TODOS a ti.
    Las mías. Muchas gracias.

    Oh! ce n’est pas sur la Terre.

    Cuando me pongo críptico ;)

  4. Rasselas, ¿porque no mandas ese archivo a todos?
    Así, todos regalos.

  5. Me gustaría que hubieses visto la cara de mi padre cuando le dije, en modo coña: “Gracias, no quiero regalos de reyes. Recuerda, soy republicano”
    ¡Con lo monarquico que él es!

    Sí Calítoe, lo tomé tambien para mi… gracias. Mañana Vuelvo a la oficina, allí tengo ADSL, subiré el archivo para todos.

    Un saludo

  6. Si. Me interesó mucho. Muchisimo. Pero fue de verdad rasselas quien mencionó el texto. Quien se dio primero por domesticado. Ahora, domesticados los dos. Domesticados todos.

  7. Sim.. Le Petit Prince é lindo lindo lindo, já li muitas vezes, năo em francês ;(
    Mas eu português e inglês..

    O trecho escolhido por você é especialmente bonito!

    Abraços

  8. En Murcia hay duendes… sí es cierto, se llaman “ratones coloraos”. Te cogen las cosas de la mesa, de la estantería. Confías que tienes algo en un determinado lugar y desaparece cuando desvías la vista y te vuelven loco… Me están volviendo loco a mí… porque parece que me han seguido hasta Elche. No encuentro mi CD con el salvado de mis documentos, ¡agggggg! En cuanto lo encuentre os paso el archivo, merece la pena, prometido.

  9. Domesticados los dos. ;)
    Rasselas, que desorden, tio. Rasselas coloraos.

  10. ¿Desorden? El día que pueda me compraré una mesa en forma de rosquilla para tener todos los papeles ordenados y a mano… ahora mismo trabajo entre montañas de folios y planos. ¡¡Agg!!

  11. Pues sí que me debo de haber pasado… Hasta se me ha reduplicado el rasselas y todo ;)
    Sí, yo también os quiero, aunque no sepa querer…

  12. Por cierto, me colé un poquito con la dedicatoria: rasselas comentó no hace mucho que le gustaba ese pasaje, y al releerlo pensé que quizás también le interesaría a taro… Al publicarlo me olvidé de rasselas en la dedicatoria, pero me alegro que se haya dado cuenta que también iba en su honor, y en el de todos, claro… Es que esa noche venían los reyes, y por muy republicana que una sea, los regalos siempre emocionan ;D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *