Saltar al contenido

Stanzas, de Charlotte/Emily Brontë. Mi traducción al español.

Stanzas

Often rebuked, yet always back returning
To those first feelings that were born with me,
And leaving busy chase of wealth and learning
For idle dreams of things that cannot be.

To-day, I will seek not the shadowy region;
Its unsustaining vastness waxes drear;
And visions rising, legions after legion,
Bring the unreal world too strangely near.

I’ll walk, but not in old heroic traces,
And not in paths of high morality,
And not among the half-distinguished faces,
The clouded forms of long-past history.

I’ll walk where my own nature would be leading:
It vexes me to choose another guide:
Where the gray flocks in ferny glens are feeding;
Where the wild wind blows on the mountain side.

What have those lonely mountains worth revealing?
More glory and more grief that I can tell;
The earth that wakes one human heart to feeling
Can centre both the worlds of Heaven and Hell.


Atribuido a Charlotte Brontë, pero parece el estilo de su hermana Emily.
Quizás sea un poema de Emily revisado por Charlotte o un homenaje de Charlotte a su hermana emulando el estilo de Emily.
Apareció en el prefacio que Charlotte Brontë escribió para la segunda edición de Wuthering Heights (Cumbres Borrascosas).

Mi traducción. Hay otras por ahí que quizás estén mejor desde varios puntos de vista, pero a mí de momento me gusta más así:

Estrofas

A menudo reprendida, sin embargo siempre vuelvo
a esos primeros sentimientos que nacieron conmigo,
abandonando la frenética persecución de riquezas y conocimiento,
por ilusiones que no se harán realidad.

Hoy no buscaré el lado tenebroso;
su vastedad insoportable se expande deprimente;
y se alzan las visiones, legión tras legión,
acercándome tanto el mundo irreal que resulta incómodo.

Caminaré, pero no siguiendo vestigios heroicos,
ni senderos de gran moralidad,
ni entre los rostros seminotorios,
las formas nebulosas de un pasado muy lejano.

Caminaré adonde mi propia naturaleza me lleve,
me ofende elegir otro guía:
donde los grises rebaños pastan en cañadas frondosas;
donde el salvaje viento brama por la ladera.

¿Qué tienen esas montañas solitarias que vale la pena revelar?
Más gloria y más dolor de lo que puedo imaginar;
la misma tierra que despierta el sentimiento en un corazón humano
alberga en sus entrañas tanto el Cielo como el Infierno.

Tiempo ha...

Publicado enEl MuseoRipios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *