Saltar al contenido

Un comentario

  1. Eso siempre ocurre en y para todos los ámbitos de esta vida que nos ha tocado vivir.

    Lo malo es cuando, después de la asunción, te dan unas esperanzas que terminan resultando falsas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *