Saltar al contenido

Un comentario

  1. Eso siempre ocurre en y para todos los ámbitos de esta vida que nos ha tocado vivir.

    Lo malo es cuando, después de la asunción, te dan unas esperanzas que terminan resultando falsas.

Responder a Víctor Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: