Saltar al contenido

CALDERÓN

Nace el bruto, y con la piel
que dibujan manchas bellas,
apenas signo es de estrellas
(gracias al docto pincel),
cuando, atrevido y cruel,
la humana necesidad
le enseña a tener crueldad,
monstruo de su laberinto:
¿y yo con mejor instinto
tengo menos libertad?

(…)

Sueña el rico en su riqueza
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí,
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Tiempo ha...

Publicado enEl Museo

3 comentarios

  1. La verdad que las preocupaciones que atenazan la cabeza de Rásselas son derivadas precisamente por eso, por que la vida es sueño. Y Rásselas no es más que eso, un soñador de sueños imposibles.
    ¡con qué precisión describe Calderón lo que es la vida. Ay….!!!

  2. Uy. Calitoe casi nos comentamos a la vez. Y a la vez en sueños y cuentos ¿eh? Suerte también en los tuyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *