Saltar al contenido

¿POR QUÉ NO TE CALLAS?

Se puede discrepar radicalmente, pero sin caer en la descalificación.
Una manera de llevar esto a la práctica es formular preguntas retóricas muy profundas del tipo:

“¿Por qué no te callas?”

Gracias a nuestro jefe de Estado y a nuestro jefe de Gobierno (al presidente anterior también, que sin él no tendríamos anécdota) porque me han alegrado el día. Aún me parto de la risa. :D :D :D

Tiempo ha...

Publicado enDemagogia

2 comentarios

  1. Maje Maje

    XD. Yo también

  2. Alex Alex

    A veces la descalificación ayuda a partirse de risa,,,aunque de una manera alevósica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *