Osadía y temeridad

Estabas tan cerca…
Y no te marchabas.
Y me quedé a tu lado pensando:
“Te besaría si me atreviese
a complicar varias vidas de nuevo”.

Estabas tan cerca…
Y fui más osada:
se me ocurrió pedir un abrazo
y dejar que la lógica fuese,
aunque apenas tuviésemos tiempo

Estabas tan cerca…
Y a mí me encantaba.
Y ahora siento que he de hacer algo.
¿Me creería si me dijese
que todo aquello no fue más que un sueño?

Tiempo ha...

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *