Querida barra de equilibrios

Querida barra de equilibrios:
Te sigo queriendo mucho, pero ahora estoy entablando una relación interesante con el doble minitramp y quiero saber hasta dónde llegamos. Espero que no te dé un ataque de celos y un día de estos aparezcas atravesada en la red del aparato en cuestión. Hasta pronto y cuídate de las cagaditas de gaviota, de la lluvia del pabellón y de peregrinos insensatos.
Siempre tuya,
Cristina.

Tiempo ha...

  1. Víctor’s avatar

    Casi todas las relaciones tan intensas y con tantos altibajos como la vuestra necesitan a veces un tiempo de respiro. Cuando pasen algunas semanas, meses quizás, te darás cuenta de si te compensa seguir adelante con la novedad del doble minitramp, o de si mejor prefieres volver a la estabilidad y la seguridad que, en el fondo :lol: , te proporciona tu querida barra de equilibrios.

    Modestamente preferiría que terminaras regresando con la barra porque, si bien la gimnasia de trampolín es espectacular, yo seguiré siendo más aficionado a la artística “per secula seculorum” ;-) Pero si el doble minitramp te acaba dando plena satisfacción, adelante, pues :grin:

    Responder

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *