RECUERDOS DE BERLÍN

Dios mío, si esta es la “happy-hour” me pregunto cuántos minutos nos quedan para empezar a pensar en suicidarnos…

Tiempo ha...

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *