La otredad

Hay días en los que nada ajeno me es humano.

Tiempo ha...

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *