Proctología de la erótica (o viceversa)

Por lo que veo, lo de las hemorroides debe de ser como enamorarse; no hace falta haberlo sentido nunca antes y ni siquiera haberlo visto en otros: en cuanto te ocurre a ti, sabes que es eso y no otra cosa…

Tiempo ha...

  1. taro’s avatar

    No. No puede ser. A mi los amores me gusta sufrirlos en silencio. Y nadie lo sabe y es «otra cosa».

    Responder

  2. ZoE’s avatar

    Hola! :) muchas gracias por tu comentario, realmente me siento feliz de que alguien admire mi diseño, ;) me gusta mucho tu colective y tus paginas. Saludos y continua asi!

    Suerte!

    Responder

  3. rasselas’s avatar

    Eso de sufrirlas en silencio… soy un experto y no hay pomada para aliviar

    Responder

  4. Patán’s avatar

    Pues no sé vosotr@s,pero yo preferiría tener hemorroides a enamorarme :P

    Responder

  5. not a pretty girl’s avatar

    Calito… perdona la indiscreción, niña, pero… ¿estás «malita»? XD

    Patán, ai, qué negativa te veo, que las almorranas deben ser lo peor (por suerte, nunca las he sufrido, lo otro sí XD)

    BEsos.

    Responder

  6. Sergi’s avatar

    Si el amor fuera como las almorranas, nadie podría sentarse. Y en este país de vagos, cuando se trata de tele y sofá, funciona aquello de ‘maricón el último’.

    Nos falta amor mon amour. A que sí?

    Responder

  7. Calítoe.:.’s avatar

    Alejandro Sanz tiene pomada para eso ;)

    Responder

  8. Calítoe.:.’s avatar

    Not a Pretty Girl: He dicho «por lo que veo», no «por lo que siento» ;) A mí me cuentan cosas, me las enseñan y luego teorizo sobre ellas.
    Como podéis ver, la gente usa de confidente a Calítoe.:. hasta llegar a límites insospechados %D
    A mí no me disgusta, pero algunas cosas preferiría no tener que volver a oírlas… ¡Ni a verlas!

    Responder

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *