¿DÓNDE ESTÁ EL LÍMITE DE LA EMPANADA?

¿Dónde está el límite entre el amor concupiscente y el intelectual?
¿Dónde el de el de la infatuación y el del enamoramiento?
¿Dónde el de la pasiva refleja y el de la voz media?
Quizás con una distribución distinta, pero mi empanada mental tiene tanta cebolla como la de cualquiera.

[Inspirada por mi Trabajo de Investigación Tutelado del curso 2003-2004 y por mi empanada, claro]

Tiempo ha...

  1. Pablo el extremeño polaco’s avatar

    Pues que quiere que te diga pero cuando yo tengo una empanada mental me limito a relajarme, bien montando en bici, llendo al cine, disfrutando con los colegas, etc…. No dejes que las empanadas mentales te ganen, cómetelas tú antes.

    Responder

  2. Calítoe.:.’s avatar

    Yo hago volteretas…
    El sistema de comerme empanadas enteras, literalmente, me traído más disgustos que consuelos, pero se agradece el consejo de todas formas.

    Responder

  3. El extremeño polaco’s avatar

    Lamento que no te sirva mi consejillo, en lo referente a mi me va de perlas casi siempre. Si veo que no me la puedo tragar ni superarla de alguna otra manera la veo la forma de ignorarla y suele funcionar, aunque se necesita tiempo.

    Responder

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *