Paranoias varias

You are currently browsing the archive for the Paranoias varias category.

Yo no tengo enemigos porque para eso ya están mis amigos.

Los contratiempos mueven la economía.

Hola, me llamo Cristina y soy el pito del sereno.

Tengo que volver a escribir poemas porque en estos momentos mi vida es una mina, una mina…

No soy el segundo plato de nadie: soy el puro y el chupito.

[Regalo del guitarrista]

Como diría mi estimado Carl Sagan: «No somos más que un escupitajo en el océano cósmico».

Intento ensamblar construcciones en alemán con el propósito de montar una redacción. Estoy perdiendo mucha sangre.

Para lo único que me ha servido poner la otra mejilla es para acabar corrida a guantazos.

La cuenta de la vieja siempre será más fiable que el ojo de buen cubero.

En mi casa el lado oscuro es el que está más iluminado.

En algunos sitios lo llaman “estar de bajona”; yo lo llamo “estar de bajón”, porque rima con “cabrón”.

He aprendido a ser comprensiva con los demás a base de esforzarme por comprender por qué ciertas personas no son comprensivas conmigo.

Me resultaría menos doloroso y costoso esforzarme si supiese cuál es el premio.

La Navidad está sobrevalorada en Navidad e infravalorada el resto del año.

—¿Cómo te llamas?
—Yo me llamo Cristina; tú llámame como quieras, pero atente a las consecuencias.

Casi siempre llevo puestas gafas de sol porque cada vez que veo una falta de ortografía en un cartel impreso me sale un orzuelo.

Cuando era más joven tendía al lesbianismo, ahora soy gilipollas.

¡Qué falicidad!

Últimamente consumo mucho friquismo. Estoy africada, como el sonido che.

Últimamente en mi vida solo tengo unos diez días de paz al mes; el resto es SPM.

« Older entries § Newer entries »