Metafísica del perogrullo

You are currently browsing the archive for the Metafísica del perogrullo category.

Esperar casarse, comprar un coche, una casa y encontrar trabajo estable es tan del siglo XX…

Antes, en mi vida había muchos “¿y si…?” Últimamente la tendencia es el “¿y ahora qué?”

¿Alguien puede decirme si es alguna hora en concreto?

[Inspirado por los Firebricks y una alarma antiincendios en la pérfida Albión.]

Dudo que el infierno sea peor que muchas situaciones que pueden vivirse en este mundo.

Como montar muebles de Ikea, por ejemplo.

Muchos actos de aparente maquiavelismo son producto de una estupidez casual.

Estoy viviendo por encima de mis probabilidades.

Anacoluto es cuando.

Yo juzgo a la gente por el respeto que les muestra a sus dientes, a sus ordenadores y a los animales domésticos.

Soy imbécil pero no tanto como les gustaría a algunos.

A ver, que soy profesora de alemán, ¿no veis que tengo los contactos suficientes para mandaros a un campo de concentración si me tocáis mucho las narices?

De tan retorcida que soy estoy hecha un gurruño.

[Inspirada por Portu.]

La gente que se aburre es un rollo.

Portu: ¿Eso también es un galicismo?
C: No, es una horterada.
Portu: Entonces es un horterismo.

[Qué grande eres, Portu.]

A nadie le gusta que lo traten como si fuese gilipuertas, aunque lo sea.

La cuenta de la vieja siempre será más fiable que el ojo de buen cubero.

Tengo tanto sueño que podría dormirme.

He aprendido a ser comprensiva con los demás a base de esforzarme por comprender por qué ciertas personas no son comprensivas conmigo.

Quien nunca ha sufrido por alguien no tiene corazón, y quien no es consciente de que ha hecho sufrir alguna vez no tiene cerebro.

Soy tan peculiar como cualquiera.

El número de personas que cree que Nescafé siempre es descafeinado (por lo de “n’es café”, supongo), es más alto de lo que Nestlé cree.

« Older entries § Newer entries »