Demagogia

You are currently browsing the archive for the Demagogia category.

Voy a salir a correr sin teléfono móvil ni nada para que luego si desaparezco o algo así todos podáis decir que me lo estaba buscando.

Éramos estados libres asociados entre sí y decidimos independizarnos totalmente el uno del otro para poder seguir manteniendo las buenas relaciones.

Declaración

Si esto es la vida real me declaro republicana.

¿Os acordáis del día en que descubristeis que lo de la lucha de clases no era “3ro B contra 3ro A”? ¿O sí era eso?

Xentiña

Europa está llena de midwesterners.

A ver, que soy profesora de alemán, ¿no veis que tengo los contactos suficientes para mandaros a un campo de concentración si me tocáis mucho las narices?

Yo soy una mujer de fuertes convicciones, y algunas de ellas son tan fuertes como absurdas, así que voy a dejarme chantajear.

Los contratiempos mueven la economía.

Como diría mi estimado Carl Sagan: «No somos más que un escupitajo en el océano cósmico».

Como diría Mafalda: «Por fin un papa que habla en cristiano, canejo».

La Navidad está sobrevalorada en Navidad e infravalorada el resto del año.

A veces me siento estafada por el género humano en general y el masculino en particular.

Que me devuelvan el dinero.

Hay que tomar la Moncloa y la Zarzuela a la vez: la revolución es igual para todos.

Cada vez que leo sobre las medidas del gobierno pienso en lo que vamos a ahorrar en laxantes.

Dinero

A mí no me suele mover el dinero, quizás porque nunca lo he tenido pero nunca me ha faltado.

Clasismo

Conozco a más clasistas entre los que reniegan de los pijos que entre los pijos.

Aquí se hablan ironía y sarcasmo. Si alguien tiene problemas con las lenguas oficiales de esta República, que las aprenda o se vaya a otra. Oh, si no tiene sentido del humor, avísenos para que podamos reírnos de usted.

[Refrito de citas leídas en inglés por ahí.]

Voy a pedir autorización de residencia en el planeta Marte por circunstancias excepcionales: arraigo social.

Me siento triste y libre, pero aunque sigo pensando que la libertad está algo sobrevalorada, en este caso lo de libre compensa con creces lo de triste.

Cuando uno se esfuerza por evitar heridas en sentimientos ajenos suele acabar con los suyos propios lesionados.

« Older entries