OMG

— Oh, dios mío, ilumíname para poder llevar este trance.

— ¿Tú no eras atea?

— Los ateos creemos en lo que nos conviene.

Tiempo ha...

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *